Mi cuñada, el chanchito y el mercado

El mercado de Chinandega es un gran pulpo que parece crecer solo.    No obstante, sabemos que son las personas con sus chunches quienes lo hacen ensancharse a lo largo y ancho de la ciudad.  Y caotizarse cada vez más.  Me pregunto si el mercado es una suerte de representación del mundo interior de los nicaragüenses que viven en esa parte del país: colores alegres y frutas deliciosas conviven con mugre, cachivaches y calor en un hacinamiento de gentes y animales muertos y vivos.

Sigue leyendo