Envejecemos

No dice qué linda sos por esto o por aquello; mis proezas topan en el tótem misterioso de su vida; tampoco celebra mis sobrias vanidades.
 
Pero siento su tibieza entre mis fríos; mi nombre en la inflexión de su voz tiene sentido y envejezco con él día tras día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s