Despedida bibliotecaria


Me voy de esta oficina.

Adiós a los estantes
y a los libros que me recordarán
desde sus páginas;
extrañaré el correo 
que seguirá llegando a nombre mío,
a los usuarios en búsquedas
constantes
y a las computadoras
que guardaron celosas
mis compromisos diarios.

Queda el esfuerzo de mi labor creativa
untado en las paredes y las sillas
y empiezo a tararear
canciones olvidadas
en cada amanecer entre mis sábanas.

(22 de octubre de 1993)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s