Plenitud

Sacerdotisa por derecho propio
yo bendigo las flores,
los pinares,
las gentes,
mi sonrisa lejana,
los hijos, las hermanas, las amigas, los libros,
y labro mi pequeño destino
como los campesinos
los surcos de la tierra:
pleno sol, plena lluvia,
plenos los pies llagados,
plenas las manos rudas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s