Pinceladas de la Habana

No fui a la Habana para analizar la situación y juzgarla. Esa realidad en la que viven un poco más de dos millones de personas, requiere más que yo misma para eso.   Sólo registro mis cortos pasos por el mundo y esas oraciones exclamativas, frases hímnicas que surgen de mi asombro y del respeto que me producen sus gentes.

Sigue leyendo