Dos muertos queridos

doshombresMurió Umberto Eco este viernes pasado, el 19 de febrero.   Su nombre ha estado presente en mi vida de una manera rara, y cargo con la frustración de no haberlo leído. El nombre de la rosa y El péndulo de Foucault, literalmente, se me cayeron de las manos, no logré entender su erudición y mucho menos fluir un poquito a través de su estilo, tampoco saqué tiempo para ir buscando referencias que me ayudaran a comprenderlo.   Sin embargo, indudablemente, es un autor querido.   Quizá fueron unas entrevistas televisadas sobre El cementerio de Praga y otra sobre El vértigo de las listas, las que me acercaron más a él.

Sigue leyendo