Gota de agua

paraguasCon el paso milenario
de los propio y de lo ajeno,
puntualita como antaño
la lluvia volvió temprano.

Taconcitos de madera
lucen sus pies remojados
y chasquean sus gotitas
un sudor muy bien ganado.

Urbana y occidental
amo a una gota de agua
debajo de mi paraguas,
sin saber que ella es el mar
donde me podré ahogar.