Sentido

No venimos al mundo como seres perdidos,
nacer no es un equívoco.

Aquí estamos,
testimonios de abrazos no fallidos.
No titubea el cosmos al darnos
este oportuno vecindario amigo,
ni es errático el sol en su rutina.
¡Somos la luz que diario recibimos!

Cronología de mi asombro

En 1992, recién llegada a Costa Rica, comencé a reunirme, y lo seguí haciendo por más de 15 años, con un grupo de mujeres en casa de mi amiga Deyanira, en Guadalupe.  Vane, Rocío, Maru, Locha, Marielos, Margarita, Lorena.  Hablábamos de platillos voladores, estrellas furtivas y planetas ignotos. Lo llamamos el grupo de las platis.

Sigue leyendo