Mi hermana la menor

karenEscribe poesía.  Conmueve.  Es una poesía situada en el centro de su vida. Profunda y auténtica.   No es una poesía de carnaval, ni de escuela, ni fina, ni académica, ni erudita, ni medianamente pequeño burguesa.  Sólo, y sin equívocos, es una poesía de mujer.

Mi hermana es la cumiche de las cinco mujeres que somos las Martínez Rocha, como nos dicen en Chinandega.  Ahora ya somos 4 porque murió la segunda aunque, por esa magia de querernos, seguimos siendo cinco.

Sigue leyendo

Casa de tablas

Esa casa, la de tablas, que el Departamento de Carreteras dió a mi padre en 1968 para que viviera con su familia o, más bien, para que viviera su familia mientras él trabajaba en el Campamento de Mocorón a unos 30 kilómetros de Chinandega, estuvo de homenaje antes de ser derrumbada por sus nuevos dueños. Para eso nos reunimos en Chinandega las hermanas y hermanos, la sobrinada y la nietada, el 20 y el 21 de diciembre recién pasado.

Sigue leyendo