Acerca de la cualquiera

Poeta y bibliotecaria y, con frecuencia, viceversa

Amable guarida

El sol me da su luz esta mañana
y se mete en la casa donde vivo.

Un viento suave da aliento a la taza con café servido
y a la almohada, amante enamorada,
que esperará por mí todo este día;
también al jazmincillo y a la verdolaga,
a la lupe frondosa
y al discreto tejido de la vida que fluye por la menta y la poesía.

El patiecito con hamaca y flores
celebra la visita de familias de hormigas,
y un colibrí agitado deja caer un beso tornasol en su vuelo furtivo.

Se le saltan los ojos,
de querer verlo todo, a la araña cercana,
más si deja de hilar….¡sus congéneres se lo reclamarán!

Las bocas-flores del aguamarina
hace rato que cantan sus propias melodías
mientras la hiedra bulle vida y brilla verde
en mi guarida.