Acerca de la cualquiera

Poeta y bibliotecaria y, con frecuencia, viceversa

Algún sentido

Soy un trozo de papel cebolla
de la página 347
de las obras completas de Rubén Darío.
Esa de la editorial Aguilar, de los años cincuenta,
la que tiene el ADN de mi madre y mi familia.

Desvanezco llena de poesía,
me hago polvo de palabras,
partícula de letras que se rompen
ante un roce,
un pequeño gemido.

Me cuido.
Y, a veces, evito que un vocablo
se desprenda del contexto lingüístico,
para ofrecer desde mi piel,
algún sentido.

Estas cosas del amor

Amamos
lo que tenemos,
y podemos.

¡Eso es lo nuestro!

Es decir,
a los hijos,
el marido,
la canción,
las amigas,
el trabajo,
las lágrimas de la flor,
el bom bom del corazón,
las alegrías de la silla,
la cocina, el comedor.

Amamos
porque existimos,
y queremos
que este mundito
extraviado,
como nuestro corazón,
un día estalle de gozo
porque ha encontrado sencillas
estas cosas del amor.