La mirada

escrito4El primer año de nuestra nieta ha servido para seguir paso a paso, y en directo, la evolución del ser humano, el homo sapiens sapiens. En 12  meses se condensan 20 o 30 mil años de rodar de las manadas de seres humanos.

Las primeras semanas son de lloros, señal de  necesidad o incomodidad. Como a los seis meses comienza el descubrimiento  de los sonidos que emanan de nosotros y de ahí en adelante se desencadenan los ensayos, descubrir que podemos tener cierto control sobre ellos, podemos hacer que aparezcan y se esfumen en instantes.

Otro paso, en el segundo semestre de vida, es la iluminación de que con ciertos sonidos producimos ecos del entorno,  sonidos que  tienen algún cantito según el ritmo tonto que adoptamos los adultos para dirigirnos a los bebés, colmado de “itos” e “itas”.

Sigue leyendo