Descanso

A Luis, mi compañero

Escapo de los rüidos
y me hundo en tu cuerpo
donde encuentro las flores
los pinos y los vientos.

Y en mis ojos cerrados,
y en mi extendido pelo,
prende la primigenia hoguera
con hojas del camino
y ese arsenal que tienes
de tibieza y silencio