Alquimia de la lectura

A mi mamá, que me enseñó a leer

Me empapo de palabras
necesarias como las sillas
y santas como esas nubes
que transitan mi vida.

Y pronto la lectura
se me hace ventana
por la que el mundo entero
entra por la mañana
a dejar su infortunio
reposar en mi almohada.

Otras veces el texto
es sagrario, iglesita y campana y vibra con el viento que distrae al silencio. ¡Y las letras del libro entonces son sagradas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s