Mariposas heridas

Para la excompañera de mi compañero y la compañera de mi excompañero, 
estas líneas escritas en 1999. 

mariposa3Nacimos en distintos lugares,
instalamos diferentes tiendas
-presumibles casas-;
construimos disímiles historias,
y confluimos en los mismos dolores
cuando el amor fue convocatoria.

¿Y qué importan los hombres,
si cada una tenemos
corazón de mujer
más allá de sus nombres?

No la miel ni la flor,
mariposas heridas,
el vuelo es el destino,
y el tiempo y la distancia
son pobres artificios
si la vida nos hizo
ser mujeres de oficio.

Por eso les regalo
mi poesía y mi risa,
también mi incertidumbre,
mi angustia,
mi cansancio,
mi completo fracaso,
mi trozo de esperanza,
mi paisaje de sol en el ocaso.

Les doy mi patio florecido,
mis veredas, mi hallazgo,
mis jazmines, mi pájaro sin nido.

Les regalo mis dudas
-con ternura-
y la apuesta sencilla
a que la lluvia llueva
y vuelva ese milagro
de cada nuevo día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s