El gato

Al acecho
de un escarabajo suculento
camina bien despacio,
sin mover el zacate,
sus ojos bien abiertos,
cola y bigote tensos.

Las patas flexionadas
avanzan al ritmo del instinto
de gato de montaña
tras su presa.

Don Pío se ha salido del albergue.
Con voces y descuido
ya mueve el escenario de su caza
y todo está perdido.

¡Qué don Pío más bruto!
me dice en sus pupilas
de rombitos negros.
Ya distensiona el rabo
y el bigote
y pestañeando con su nuevo fracaso
se restriega en mis piernas
pareciendo decirme
¿viste?
¡Soy apenas un gato!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s