Donde nace el deseo

Yo debí ir más lejos,
allá por la otra esquina,
donde nace el deseo
y donde crece el río.

Lo siento en las entrañas,
estas mismas, las mías,
que como telaraña
me tienen retenida.

Pero no estoy aquí,
no lo sabía,
la que escribe no soy,
esa es aquella,
yo soy ésta, la otra,
pálida y conmovida,
la que apenas emerge
de un collage de mujeres
ateridas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s