La niña, el héroe y el perrito

comiendoLa niña de mirada curiosa recibió un perrito de batería que le mandó su tía-abuela Car.   Al ser accionado, el perrito volteretea  en el suelo, rodando varias veces en 360 grados mientras mueve su cola y dibuja vórtices inaprensibles en el espacio que va ocupando.   A la niña todavía le asusta,  no sabe que es la representación de un travieso terrier  contento de vivir.  Podría también  ser la reencarnación del espíritu de Flush, aunque éste haya sido un spnail de orejas colgantes, jugando en los alrededores de la perrito111casita de campo donde vivía en Londres, con su querida ama miss Mitford, allá por mil ochocientos y tantos, en el cuento de Virginia Woolf. (España, Salvat, 1971).

En el tercer tomo de Vida Perdida de Ernesto Cardenal (Managua, Anamá, 2003), German Pomares es ese campesino nica osado, generoso y fortachón que no sabía leer y, sin embargo, se destacó como gran organizador y estratega.  Adiestrado, para sobrevivir en la guerrilla, por el Coronel Santos López, único sobreviviente de la gesta de Sandino y eslabón entre los viejos y los nuevos sandinistas. Eso pasó entrada la segunda mitad del siglo veinte.

Cuenta Ernesto, entre otras cosas, que fue decisoria la participación de “El Danto”, como el mismo Coronel Santos López apodó a Germán Pomares, en la toma de la Casa de Chema Castillo por un comando del FSLN el 27 de diciembre de 1974, previo al triunfo de la revolución nicaragüense.  Pomares fue la retaguardia del comando.  Cubrió la entrada de los guerrilleros a la famosa fiesta somocista y se enfrentó exitosamente a la guardia disparando tirado en el piso y rodando varias veces en 360 grados, simultáneamente, de modo que parecía que los disparos venían de varios guerrilleros y, entonces, vórtices chispeantes emanaron de su movimiento.

¡Vórtices de alegría u osadía en un universal movimiento repetido!.  Una historia nacional, una niña de verdad, un perrito de juguete y otro protagonista de un cuento, una escritora del círculo de Bloomsbury, un poeta contemporáneo y querido, un héroe recordado o dos, producen sentimientos que abrazan al héroe, a la novelista, al poeta, a la niña y a los perritos en una experiencia sin tiempo.  ¡Es el alma universal que está conmigo!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s