Felina

Sin adioses mi miaus,
se fue a cazar veredas
la elegante felina negra.

Correteando
entre las trinitarias y encendidas azaleas
de la mañana nueva,
pensó que la galleta de madera
era una enorme whiskas que comería entera,
y no la plataforma
que en brutal estampida
la hizo una estampilla.

La oreja de la perra
y los insectos
ya no serán juguetes
predilectos;
ni hojas y lagartijas
ilustres prisioneras.
¡La leña hasta la extraña
si se quedó tan sola
con la araña!

Su dominio fue el predio,
y su quehacer excelso,
traernos de trofeos
dos ratones bien feos.

Vivió para jugar
y descansar del juego
y a veces ronronear
en el regazo de mi compañero.

¡Quiero vivir como ella!

Cuando llegó la muerte
¿creyó que se engullía un ratoncito?
¿que iba en un baja y sube
precisada de llegar a una nube?
¿reía de asustar a un pajarito?

¡Ella nunca fue seria,
quiero morir como ella!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s