Divertimento de colores

Homenaje a la cabaña que me albergó muchos años en carretera hacia Rancho Redondo

mariposaazulUna mariposa azul se posa en el dintel azul de la ventana. Su vuelo fue un destello del alma de la artista que dispuso colores, insufló ventiscas y coloreó amarillos en la luz.  La floresta es su coreografía. Inicia su presentación y acontece la tarde.

Y entonces se agita de lila la lavanda, vuelan anaranjados pétalos de las flores de sábila y rojos encendidos de las rosas cercanas; las hortensias se estremecen de azul y colibríes que al llegar son morados y al irse tornasoles; el blanco es un suspiro de las calas por maiceritos que llaman y se esconden.

Muy cerca, vibra el magenta de la buganvilia y, al frente, el limonero gime verde de bolitas jugosas.  Se atisban amarillos de gusanos-peludos merodeando en la tierra.

En el árbol de durazno se agita el gris y el rojo del pico y de la gorra del pájaro carpintero que está toca que toca y, un poco más allá, una vaquilla blanca con negro parece una escultura, está tan quieta; es claro que piensa otro futuro, distinto a ser bistec, entre los pastos.

La noche llegará en un rato. Las flores seguirán cuenteando al viento.  Y viceversa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s