La tercera palabra

Escribí fuera de la compucita por primera vez en mucho tiempo.  Palabras a la zumba marumba.   ¡Fue ocasión para estrenar una pequeña libreta que hace meses me regalara mi hijo!   Comencé sin saber cuándo y por qué debía terminar, lo que hice hasta que la pequeña página de la pequeña libreta estuvo llena o casi.  Desde mis dedos hasta el papel, treinta y nueve palabras se hicieron compañía separadas de comas sin permitirme, ninguna, quedarme en asociaciones lógicas o, quizá, queridas. ¡Qué locura! ¡En qué dispersión me encuentro!

Sigue leyendo