Envejecemos

No dice qué linda sos por esto o por aquello; mis proezas topan en el tótem misterioso de su vida; tampoco celebra mis sobrias vanidades.
 
Pero siento su tibieza entre mis fríos; mi nombre en la inflexión de su voz tiene sentido y envejezco con él día tras día.